Danza Árabe

Mucho más que un movimiento de caderas, la Danza Árabe es la unión perfecta entre cuerpo y alma. Bajo ese concepto, muchas mujeres optan por este milenario baile para reencontrarse con sí mismas, liberar las emociones y recuperar la confianza, quitándose el velo que cubre su sensualidad, y dándose permiso para disfrutar su feminidad.

En las antiguas culturas del Mediterráneo y el Asia Menor, las mujeres tenían la misión de engendrar hijos fuertes y guerreros. Para ello se las preparaba con una danza que trabajaba espíritu y cuerpo, principalmente los músculos del abdomen y la flexibilidad de la cadera. Esto facilitaba un parto sano y natural. El vientre y el útero de la mujer eran algo sagrado y digno de celebración.

La Danza Árabe, que es una de los bailes más antiguos del mundo, es una fusión de diferentes culturas, tanto de Oriente Medio como del Norte de África, pero probablemente sus orígenes están en el antiguo Egipto. Esta hermosa danza se basa en movimientos suaves y ondulantes, produciéndose de este modo un sentimiento de interiorización de energía, fomentando el auto-conocimiento, y el crecimiento personal.

La Danza Árabe está dirigida a todo tipo de mujer sin importar la edad, peso corporal, lesiones físicas y trastornos posturales. El único requisito para bailar esta danza es el deseo de conectarse al máximo con la femineidad que tiene toda mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *