El equilibrio mental a través del yoga

140918-yoga-01

El yoga es una filosofía que mejora y aclara la mente, pues propone una vida tranquila, libre de los excesos y el materialismo. Cualquier persona puede practicarla, pues no supone la adhesión a una religión, culto o superstición. El yoga no espera algo a cambio de los beneficios que proporciona a sus practicantes.

Aunque no es una religión, el yoga propone algunos mandamientos a quienes abrazan a esta filosofía como forma de vida. De hecho, tienen similitudes con el cristianismo: “El yogui debe regirse por la honestidad y la pureza, no debe hacer daño a nadie, no debe mentir, debe observar moderación en sus actos, principalmente en el aspecto sexual y con las palabras que dice; no debe codiciar lo que los demás poseen”, explica Swami Kevalanand Saraswati, una venezolana de 80 años que ha dedicado casi la mitad de su vida al estudio de esta disciplina milenaria.

El apego a estas orientaciones garantiza mejoras en la cotidianidad de la persona. Dentro de los beneficios que Swami Kevalanand ha logrado a través de la práctica del yoga, destaca el abandono de uno de los vicios más comunes de la vida moderna: “Yo era fumadora, al acercarme a mi maestro y nutrirme de su sabiduría, sentí la inspiración de dejar inmediatamente el cigarrillo sin necesidad que él me lo pidiera”.

Swami Kevalanand destaca que los ejercicios de yoga que se practica en los gimnasios son apenas una parte de la filosofía: “Eso es lo que se llama hata yoga, pero nosotros no elegimos esta ciencia para ponernos bonitos, no somos mesiánicos ni hacemos proselitismo; lo que buscamos es alcanzar la plena conciencia de uno mismo”, concluye la veterana venezolana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *